LOS INCENDIOS RECURRENTES EN SIERRA BERMEJA

Llevamos una comunicación al Congreso Internacional de Geografía de la Serranía de Ronda

Los incendios recurrentes en Sierra Bermeja y zonas adyacentes del Valle del Genal

Del 17 al 20 de noviembre pasados se celebró en la capital de la Serranía el Congreso Internacional de Geografía de la Serranía de Ronda, organizado por el Instituto de Estudios de Ronda y la Serranía (I.E.R.S.), bajo el auspicio de la Real Maestranza de Caballería de Ronda.

Territorio, paisaje, medio ambiente e identidad han sido los grandes ejes, desarrollados por especialistas de las universidades de Málaga, Granada y Sevilla, con intervenciones puntuales de las de Córdoba, País Vasco, Castilla La Mancha, Manchester, Dresden y Tetuán, además de una serie de comunicaciones por parte de investigadores independientes y agentes locales.

Incendios forestales

A este congreso hemos llevado una comunicación titulada «Los incendios forestales en Sierra Bermeja y zonas adyacentes del Valle del Genal«, donde presentamos de forma resumida un análisis de la situación en cuestión de incendios forestales en esta zona del sur peninsular, y algunos datos que señalan un cambio de tendencia en el número y magnitud de los GIF (Grandes Incendios Forestales, superiores a las 500 ha). Esto debería propiciar un cambio en cómo entendemos los espacios forestales, su conservación y la gestión que debemos hacer de ellos, en este nuevo escenario que establece el cambio climático.

Serie histórica de incendios en España (1961-2022)

Incendios de 2022: un cambio de tendencia

El avance informativo de incendios forestales del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto demográfico incluye datos provisionales a 31 de octubre de 2022 que indican que 265.090,06 ha de superfice forestal han sido afectadas este 2022 por incendios, en un total 56 GIF. Los datos de Copernicus son incluso mayores.

La serie histórica desde 1961 hasta este 2022 señala una disminución del número de GIF y un aumento del número de hectáreas medias por cada GIF. Lo primero apunta al éxito de los operativos de extinción de incendios pero, pese a ello, lo segundo señala el límite físico de la capacidad de extinción de estos operativos, tal vez relacionado con un cambio en el estado de las masas forestales y las condiciones climáticas que propician que los GIF adquieran más magnitud y más severidad.

En el artículo que publicamos en el número 12 de la revista Visión Natural profundizábamos en estos datos y señalábamos como cambio de la tendencia en el régimen de incendios, el hecho de que el de 1966 de Sierra Bermeja estableció con 5.000 ha el récord histórico de máxima superficie calcinada a nivel andaluz hasta esa fecha. Sin embargo, lo que ese año fue un récord, en la actualidad se ha convertido en normalidad, pues la media de hectáreas calcinadas este 2022 en los 56 GIF ha sido casi lo mismo, 4.733,75 ha.

Puntos calientes en incendios en Andalucía 1975-2022

Un punto caliente

El telón montañoso de la Costa del Sol occidental es un punto caliente a nivel andaluz en cuestión de incendios forestales (Gutiérrez et al., 2015). Junto con Huelva, son las zonas andaluzas que más incendios forestales han sufrido en el periodo 1075-2022.

A nivel de la Serranía de Ronda la cuestión no cambia. En este ámbito territorial situado entre las provincias de Málaga, Cádiz y Sevilla, el mapa de incendios en el periodo 1975-2022 continúa situando a la Costa del Sol occidental como un punto caliente.

Los datos a nivel de Europa occidental señalan que más del 50% de los incendios producidos en 2022 lo hicieron en zonas protegidas (Rodrigues et al., 2022). Sin embargo, este mapa del ámbito de la Serranía de Ronda desliga en el periodo 1975-2022 los incendios forestales de las áreas protegidas y los situa especialmente en los afloramientos de peridotitas y en sus densas masas forestales. Ya señalamos con el estudio de los incendios en Sierra Bermeja (Martos Martín y Gómez Zotano, 2021) que esta montaña está altamente afectada por los incendios.

Incendios forestales en la Serranía de Ronda (1975-2022)

La Costa del Sol tiene un problema añadido, que es la ausencia de interfase urbano-forestal entre esta extensa conurbación y las montañas que hacen de telón de fondo, lo que incrementa aún más el problema de partida, derivado de una inexistente gestión forestal y de la falta de vigilancia.

Sierra Bermeja

El promedio entre años para los GIF de Sierra Bermeja en el periodo 1950-2022 es de un incendio forestal superior a las 500 ha cada 4,39 años. En ese espacio de tiempo se produjeron en total 16 GIF, siendo los más graves el de 1966 (5.000 ha), 1975 (9.283 ha), 1991 (8.157 ha), 2021 (9.731,46 ha) y el de 2022 (4.600,98 ha) (datos actualizados sobre la base de lo publicado en Martos Martín y Gómez Zotano, 2021).

Áreas recorridas por los incendios forestales en la Costa del Sol (1975-2022)

Ciñéndonos exclusivamente al área de la Zona de Especial Conservación (ZEC) Sierras Bermeja y Real (ES6170010) y ZEC Los Reales de Sierra Bermeja (ES6170004), el 73,72% de este territorio se incendió en algún momento entre 1975 y 2022, existiendo zonas que fueron recorridas por el fuego en más de una ocasión: el 16,70% se incendió 2 veces, el 1,84% se incendió 3 veces y el 0,75% (239 ha) se incendió 4 veces.

Incendios forestales extremos

En el artículo de Visión Natural antes citado señalábamos que lo que diferencia el incendio de Sierra Bermeja de 2021, al que los especialistas califican como de 6ª generación, de otros, fue el grado de severidad con que el fuego afectó a las masas forestales. La proliferación de incendios de esas características, capaces de producir frentes de llamas con alturas superiores a los 10 m e intensidades energéticas superiores a los 10.000 kW/m, de generar pirocúmulonimbos y corrientes de convección descendentes, con velocidades de avance del frente superiores a los 50 m/min, con fuegos erráticos que superan la capacidad de control, motiva que el sistema de clasificación de incendios forestales usado hasta ahora, basado en la extensión (GIF), se vea superado. Por esta razón, Tedim et al. (2018) han establecido otros criterios basados en indicadores observables durante el incendio y en las implicaciones y consecuencias sociales derivadas, que permiten identificar este nuevo tipo de incendios extremos (EWE, Extreme Wildfire Events).

Áreas recorridas por incendios forestales en Sierra Bermeja (1975-2022)

Un cambio de paradigma

En el artículo de Visión Natural referido también señalábamos que la gráfica de la serie histórica de incendios en España en el periodo 1961-2022 permite identificar diferentes momentos en los que se implementaron medidas contra incendios forestales, con resultados cuantificables: en la década de 1960, cuando se empiezan a construir cortafuegos; en la década de 1990, cuando por ejemplo en Andalucía se crea el Plan Infoca. Señalamos un tercer momento en la actualidad, ante las evidencias que apuntan a que los operativos antiincendios han llegado a su máximo potencial de éxito de extinción, y frente a la variación del régimen de incendios (normalización de los GIF de gran extensión y aparición de EWE), proponiendo que la estrategia debe orientarse claramente hacia la prevención, esto es, hacia la gestión forestal.

Este cambio de paradigma en cómo deben gestionarse a partir de ahora las masas forestales del monte mediterráneo viene señalado por:

  • El incremento de la masa forestal asociada al abandono rural (Pausas, J.G. et al., 2012)
  • El aumento de las masas forestales en Andalucía en el periodo 1956-2007 (Gutiérrez Hernández, O. et al., 2016)
  • El aumento del tamaño y severidad de los GIF (Resco de Dios, V. et al., 2021)
  • Se alargan las temporadas de incendios forestales (Balaguer Romano, R. et al., 2022)

Finalmente, con este cambio de paradigma debemos:

  • Entender el fuego como un factor ecológico inherente a nuestros montes
  • Entender que es imposible evitar la totalidad de los incendios
  • Entender que un espacio natural no gestionado genera incendios extremos
  • Entender que existe un punto de equilibrio entre un espacio natural gestionado y la salud de sus ecosistemas
  • Admitir que un espacio natural gestionado genera nuevas oportunidades económicas para las comarcas adyacentes

Algo está cambiando. A nivel del clima ya lo estamos experimentando. Distintos sectores también están propiciando cambios a nivel político en el modelo de gestión forestal: parece que se va a invertir en Andalucía más en prevención que en extinción y se va a aprobar una nueva Ley de Montes. Ambos titulares van en la dirección de este cambio de paradigma que señalamos; habrá que ver si el desarrollo está en consonancia.

Incendio de Mijas de 2022. (Fotografía: Daniel Pérez)
Fotografía: «Muralla de fuego». Incendio de la Sierra Mijas de 2022. (Autor: Daniel Pérez)

Referencias

Descargas

Pueden descargarse y utilizarse los mapas en alta resolución, citando la fuente.